martes, 23 de julio de 2013

¿Por qué jugar a Apocalipsis?

Estamos de Enhorabuena, en el Blog Dies Irae tenemos nuevo miembro-colaborador, Khoubal Narkas. Khoubal Narkas será nuestro gurú dentro de Apocalipsis, Le hemos pedido su colaboración porqué queremos que este blog cubra también esa experiencia apocalipítica que ni Sergio ni yo hemos disfrutado y de la que solo podemos hablar de forma teórica y através de los ojos de otros, entonces que mejor que la colaboración de un jugador que sepa de lo que hablamos.




¿Por qué jugar a Apocalipsis?

Me han pedido que me ponga manos a la obra con una serie de artículos a propósito de la ampliación de Warhammer 40.000 que todos conocemos como "Apocalipsis" (eso en román paladino, aunque un cerebro snob "de por ahí" haya querido rebautizarlo como "Apocalypse"). Y pensando antes que nada sobre lo que serían las primeras cuestiones a debatir o comentar, me gustaría comenzar por la base: ¿por qué jugar a Apocalipsis?.

Ciertamente, es un modo de jugar a Warhammer 40000 que cuenta con tantos aficionados como detractores, éstos últimos lo califican de desmesurado, desproporcionado, desescalado, etc. Y en algunas cosas no les falta razón.

En la primera edición de Warhammer 40000 los enfrentamientos estaban más bien a nivel de escaramuza o incursión, por cuanto una batalla de 1.500 puntos permitía poco más de 30 miniaturas en la mesa, y los personajes eran tan preponderantes que un capitán marine o un asesino imperial (debidamente chutado con la carta de "drogas de combate") era capaz de pulirse a todo bicho viviente en un ala del campo de batalla. Obviamente, todo eso ha desaparecido con el trascurso de las sucesivas ediciones.

Pero a ese protagonismo de los personajes se oponía el de ilustres dibujantes como John Blanche o Jes Goodwin, por citar solo a un par. Ahora en serio, ¿nadie ha soñado alguna vez con un escenario de los dibujados por John Blanche?. Ese hombre no dibuja imágenes, ni personajes; retrata conceptos, ideas, formas que transmiten la esencia del milenio cuadragésimo primero. Un mar de cabezas, disparos, el humo y el polvo enturbiándolo todo, el horror y el caos propio de la guerra en cada detalle, y por encima de los cielos encapotados se distinguen las aeronaves y vehículos gravíticos dando apoyo los a gigantescos titanes.

Pues sí, muchos lo hemos soñado, e incluso alguna vez lo hemos intentado jugar, incluso antes de que apareciera Apocalipsis, pero las reglas de Warhammer 40000 no estaban del todo diseñadas para una batalla tan grande.

Partimos de otra base: aquellos que jugábamos a escala Epic fuimos testigos del abandono por parte de Games Workshop de su sistema de juego, renovaciones, y la publicidad que motiva a nuevos jugadores. Mi capítulo completo de Lobos Espaciales y una Legión Titánica al completo (Imperator incluido) pasaron a ocupar un lugar apartado en mi estudio.

Y entonces apareció "Apocalipsis".

Los veteranos siempre nos habíamos quejado del estancamiento del sistema de juego de Warhammer 40000 y de cómo  Games Workshop había dejado de mimar a los veteranos. Bueno, en muchos sentidos la queja persiste al día de hoy…

Pero Apocalipsis nos brindaba la oportunidad de jugar grandes batallas, para lo que nos venía de perlas nuestros varios y enormes ejércitos, atesorados con paciencia a lo largo de muchos años.

El vicio ha sido tal que conozco a algunos –entre los que me cuento- que apenas juegan a Warhammer 40000 desde que salió Apocalipsis. Este juego nos ha cautivado por completo.

Diferencias entre Apocalipsis y Warhammer 40000.

Muchas y notables.

I.- Primeramente, aquí no hay restricciones a la hora de involucrar tropas. Se puede recrear perfectamente una batalla en la que una fuerza de élite de los marines se ve sorprendida y emboscada por hordas de tiránidos que no parecen agotarse a pesar de sus bajas. Puedes sacar todas esas miniaturas que han dormido el sueño de los justos, que nunca han tenido ocasión de participar en una batalla por ser antiguas, o menos vistosas, o fuera de contexto para tu estilo de juego, o poco competitivas para un campeonato.

II.- En segundo lugar, el juego permite más libertades entre jugadores, el acuerdo de reglas caseras, limitaciones, o la amplitud de objetivos, recursos, y otras reglas. Esta verdad de Perogrullo va sin embargo más allá. He encontrado que este juego fomenta aun más la relación entre compañeros y amigos, la creación de grupos de jugadores, que fijan sus propias normas, acotan o complementan las reglas de juego, etc, y convierten sus quedadas en verdaderas jornadas de camaradería.

III.- Ciertamente estas batallas no son de las que se improvisan a falta de 48 horas. En mi grupo se juegan entre tres y cinco batallas al año. Y alguien me dirá que eso es una birria y para eso mejor dedicarse a batallas menores. Pero lo bueno de esto es que las convocatorias se llevan a cabo con mes y medio de antelación, y durante ese plazo de tiempo los bandos se organizan, quedando al menos una vez (normalmente un par) para consensuar estrategias, maquinaciones, y maldades. Eso por no hablar de los constantes correos electrónicos y “wassap”, por lo que la batalla se vive no solo en el momento de su celebración, sino en sus prolegómenos, que duran un mes largo.

IV.- El intento de prever imprevistos, valga la redundancia, convierte este tipo de batallas en un verdadero esfuerzo a todos los niveles, especialmente mental. Por mucho que hayas planificado tu táctica y estrategia, es casi imposible no verse sorprendido en algún momento por el enemigo: el uso de formaciones de batalla y de ventajas estratégicas pone a prueba la capacidad de improvisación de ambos bandos, y no me refiero a una sencilla escuadra enemiga que se ha colado a medio metro de aquí, sino a un pequeño y repentino ejército que está machacando lo que tú creías un flanco asegurado. Con frecuencia la balanza de la victoria suele decantarse varias veces hacia uno y hacia otro a lo largo de la batalla.

V.- Si el término “hobby” ha sido empleado por Games Workshop para definir la pluralidad de facetas de esta afición (coleccionismo y pintado de miniaturas; modelado y construcción de vehículos, elementos de terreno, etc; y la práctica de “wargames”, es decir, de juegos de guerra basados en la estrategia –el ajedrez lo es, a fin de cuentas-), el Apocalipsis es la epítome del “hobby”.

Con frecuencia salen perfiles de máquinas de guerra que no existen comercializados (láser orbital, segador de plaga, o la torre de plaga, por citar algunos) y que precisan de manos laboriosas para dar vida a esas transformaciones, con frecuencia partiendo de cero. Las quedadas para jugar son menos que las que se hacen para construir y pintar.

VI.- Y finalmente, con todos mis respetos hacia aquellos amantes de torneos y competición, lo que más me gusta de Apocalipsis es su escasa viabilidad para los campeonatos. Me gusta jugar por jugar.

Y es que el que suscribe hace tiempo que está de vuelta de los torneos. Yo comencé en esta afición allá frisando los 18 años, y estoy al borde de cumplir los 50. Esta es una afición de toda una vida en la que he tenido experiencias intensas y de todo género. Y si hay algo que me causa un rechazo atroz es ver cómo la gente es capaz de casi cualquier cosa con tal de llevarse un premio o ganar una competición –por modesta que sea-. Las listas de ejércitos van de acá para allá a veces olvidándose de trasfondo y contexto. Son listas para ganar, no para contar una historia, forjar un relato, o consolidar el nombre de tu Compañía o tu Capítulo. E insisto: no me parece mal… pero no es lo que yo a estas alturas espero de esta afición. Y siento que Apocalipsis es más bien al contrario (lo que no quita que alguna que otra vez hayamos tenido discusiones acaloradas). La competición está en segundo orden. La propaganda individual, el protagonismo personal, está supeditado a la fuerza del grupo, al conjunto, al bando. Aquí nadie es campeón: sin los demás estaría perdido.

¿No creéis que es bastante para comenzar con una primera batalla apocalíptica?.


K. Narkas.

18 comentarios:

  1. Me gusta el estilo de este hombre. Una gran entrada para leer. Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Excelente post, me gusto mucho.

    Seguramente esa es una de las grandes diferencias de 40k con apoca, no importa quien gane. Con tal de ver ese enorme despliegue en mesa y poder forjar tu relato a base de lo que vaya ocurriendo en la batalla, debe de ser simplemente genial.

    Para la mayoría -creo yo- el impedimento para realizar partidas de apoca es la falta de tiempo y seguramente coordinación, o al menos ese es el caso de nuestro grupo de juego.

    Ya quisiera ver un relato de alguna partida del Sr. Narkas con fotos de ser posible!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca lo he intentado, pero creo que organizar una batalla lleva consigo una buena organizacion y me imagino que un sitio donde dejar aparcada la partida sin miedo de dejar tus minis. Algo complicado pero para nada imposible

      Eliminar
  3. Wooow bienvenido al blog!!! Nunca me llamo la atención Apocalipsis pero despues de estas letras me han entrado unas ganas enorme de crear esa compañia de la que has hablado y llevarlo a la historia del 40k, no importa el resultado sino el relato de la batalla y verlo escenificado.

    Enhorabuena por la entrada

    ResponderEliminar
  4. K.Narkas sabe tocar la fibra sensible cuando el quiere, aunque sea un Inquisidor duro de verdad y lo digo por experiencia ya que e tenido el placer de combatir contra el en alguna que otra batalla de Apocalipsis, se nota que escribe con el corazon y se nota mas aun que es uno de los jugadores mas veteranos de Warhammer 40.000.

    ResponderEliminar
  5. El señor K. Narkas al que tengo el placer de conocer y más aún el placer de haber jugado contra el lleva mucha razón.

    Personalmente, me gusta muchísimo jugar torneos, me considero a una persona a la que le gusta la competición y el esforzarme al máximo. Eso no quita que existan otras variantes, y desde luego Apocalipsis lo es.

    Recuerdo la primera partida que jugué contra su bando, en el turno 1 dijeron "eso no puede ser!" y en el segundo mis tropas se fueron a tomar viento por una explosión apocalíptica, reduciendo el conjunto a quizás 500 puntos de 3000 o así creo que eran. Las risas fueron muchas. En esa misma partida 6 aviones disparando a mi Arconte hasta que murió al lado de un objetivo.

    En apocalipsis me reí muchísimo y disfrute como un enano. Los jugadores competitivos a veces deberían de dejar de pensar en listas y combinaciones para ganar a toda costa y empezar como el dice, a forjar su "relato". El mismo K. Narkas ya tiene la experiencia de que salir de un Land Raider quemado no es una gran satisfacción para el cuerpo xD

    Gran artículo sin duda. Espero verte en Septiembre si el trabajo me lo permite

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo al 100% con tu opinión, macho, como diría Chris Griffin:

      ¡Sal de mi cabeza! xDDDDDDD

      Eliminar
  6. Soy novato en 40k... Y me fascina... Nunca he jugado Apocalipsis , me me gusta el concepto de las formaciones, ventajas estratégicas, etc... Ahora me haré de algunas reglas y a jugar!

    ResponderEliminar
  7. Muy buen post (me falto decir)... Y muy de acuerdo con la idea del hobby!

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado mucho la forma de escribir de este hombre y pienso lo mismo que que él ha expresado. Mis únicas Apocalipsis fueron hace ya años en 4a edición y la verdad es que recuerdo momentazos épicos que aún después de tantos años recuerdo muy claramente, como si hubiese jugado la partida hace 1 semana, cosa que no ocurre con las partidas que realizo cada mes.

    En mi caso, yo ya tengo más de u personaje con su propio relato forjado, cosa que me llena de satisfacción a mi :D

    ResponderEliminar
  9. Excelente Artículo.

    Coincido al 100% con la filosofía de este señor, al cual con suerte conoceré un día de estos...

    ResponderEliminar
  10. Pues yo tambien tengo ganas de cruzarme con el amigo Narkas...
    Bueno, supongo que todos estos comentarios le marcan el rumbo de lo que debería ser su segunda entrega.
    ¡Pues que vaya moviendo el trasero y le dé a la tecla!.

    ResponderEliminar
  11. Como bien a dicho nuestro amigo, apocalisis se le puede considerar un juego de especialista( solo unos pocos pueden jugarlo en todo su explendor, aunque mi primera partida de apocalisis fue sin apocalisis sino 6 listas de 4000 puntos desplegados en un tablero de 240cm *180cm , y no a todo el mundo le gusta pues es un modo de juego muy diferente, de esos 6 jugadores son 3 hemos repetido)

    Eso me recuerda que tengo que hacer 2 correciones a lo dicho, las drogas de combate es de la segunda edicion( esa que tenia 2 cajas la de juego basica y la caja de poderes psiquicos y equipo) la primera edicion era un libro(buf cuantos años an pasado ya , me empiezo ha hacer viejo y solo tengo 35 años).

    PD: si alguno en madrid quiere jugar alguna yo me uno a un bombardeo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, la primera edición fue el Rogue Trader, un libro. Estuvo al alcance de muy pocos, ya que apenas fue publicitado o distribuido. Sin embargo, la caja que vino después entró de lleno en el mercado. Fue el primer 40K "de verdad" (por no hablar de su radical cambio en las reglas de juego). Supongo que a eso se refería el autor del artículo.

      Eliminar
  12. Gran entrada!

    Tengo la firme creencia de que hay hobby para todos, tantas facetas, modos de juego, tantos retos...
    Conozco a casi todos los que comentáis esta entrada y cosa curiosa es que tenemos caminos muy distintos en nuestra forma de llevar el hobby.

    Algún día probaré Apocalipsis!

    ResponderEliminar
  13. Chapeau !! Enorme fichaje el que habéis hecho. Con un estilo de escritura muy nítido y capaz de transmitir sensaciones. No creo que haya nadie que haya leído el artículo y no le hayan entrado una ganas locas de convencer a unos cuantos amigos para echarse un apocalipsis, yo el primero. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  14. Tengo la suerte de poder haber podido organizar 2 de estas fantasticas partidas.
    Desde luego que comparto todo lo dicho anteriormente pero lamentablemente en mi grupo no siempre podemos jugar, y desde que probé la expansion si hicieron realidad muchos de mis sueños.
    Soy de zaragoza y cuento con mas de 30mil puntos en orkos, si alguno de los alrededores le apetece un finde memorable tengo local y siempre ganas.

    PD- Gracias por tus palabras Khoubal Narkas.


    Saludos.-

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...