domingo, 7 de abril de 2019

Viviendo el GT de Gibraltar (Último día)


La tarde noche anterior, Xandre de La voz de Horus estuvo grabando un programa con Steven, Chema y Bizarre de Deep Games. Este último sacó ayer un programa contando experiencias, anécdotas y realizando entrevistas muy interesantes: Vocoemisión VI: GT de Gibraltar.

Cuatro personas como cuatro soles
Quinta partida (el dineral)

Mi quinto rival fue David con Custodes. Llevaba una preciosidad de ejército que, conceptualmente, era de los más llamativos: estatuas vivientes. Ya me llamó la atención antes de comenzar el torneo y me alegré de jugar contra ellos.

Texturizar la chapa y usar pincel seco es una técnica simple y efectiva para simular roca.
Una gran parte del ejército era de Forgeworld, contando a ojo de buen cubero, el ejército de mi rival rontaba los 600 €. Había una parte de mí que se dolía cada vez que le destruía una unidad. No se hasta que punto sería más competitivo una lista de Custodes más humilde. 



Como jugábamos la misión No Mercy, yo tenía ventaja al ser los IKs tan duros de tirar, además, el escenario no ayudaba a mi contrario, pues el despliegue me permitía estar a una distancia considerable del mismo.

Desplegué a mis caballeros en una pelota en una de las esquinas y el Helverin en la otra punta para coger objetivos de vórtice. David se posicionó con su lista para tomar objetivos y avanzó uno su Dreadnought Achillus. 
Una ventaja de los custodes es su alta salvación invulnerable, aunque ante la saturación de disparos de daño multi herida, como es el caso de las gatlings,  tiemblan con un leve "no hay dolor" de 6+. 
En el segundo turno desplegó a mi espalda a su Warlord y a un Galatus, preciosa miniatura, con gran salvación y que hacía temblar la chapa de mis chicos.
Cargó contra el Castellan con el Galatus y, ante la sorpresa de ambos, murió en fuego defensivo ante un Dominus ya degradado al máximo. Rasqué heridas con el plasma y el daño atronador de la lanza volcado (3D3) finiquitó lo que sería una corta intervención del Dreadnough.
Su señor de la guerra también cargó, con más suerte, y eliminó al IK, pero en el turno posterior fue presa fácil para el disparo de los otros dos que tenía a rango de lanzallamas. Finalmente quedamos 32 - 0. David quedó en el puesto 23.
En mi opinión, para que custodes fueran más competitivo, les deberían bajar los puntos y subir la regla "Égida del emperador" a 5+.

Sexta partida (El vuelo de Magnus)

Mi último compañero rival fue Colin, de Gibraltar. Hablaba poco español, pero nos entendíamos a la perfección con frases del estilo "big dakka dakka that unit".


En esta ocasión el control de mesa era importante, pues el objetivo de la propia zona de despliegue daba una buena cantidad de puntos. Colin tenía en su ejército unidades que podían llevar a mi zona en turno 2, entre los Tzaangors que se teletransportan y Magnus que vuela. 


De su lista había una unidad de Forgeworld que desconocía por completo: Chaos Decimator. Fue eliminado antes de descubrirlo, pero que sepáis que es una máquina de hacer mortales: 2D3 disparos a 24", que si impactan (2+) hace automáticamente mortales.

Hablemos de Magnus. Ya no es lo que era, para ser un primarca, en esta partida no se lució nada. Una lanza volcano, con su vertiginoso daño, renta más que esta clase de unidades. Una pena porque es una de las miniaturas más espectaculares de 40k, pero el jugador que lo emplee, sabe que gran parte del disparo irá contra él.

La cordial partida no dio mucho de sí, Mutalith avanzó hacia el centro, conjunto a los rúbricas y Ahriman para alcanzar el objetivo centrar, tomado por mi dominus. Los Tzaangors en en turno dos aparecieron a mi espalda y trabaron con una conga a un Crusader y a un Helverin. 

En los turnos posteriores fui mermando a su ejército, aunque cabe destacar que Ahriman en melee contra IK en cuerpo a cuerpo da respeto, aunque pocas cosas resisten 12 pisotones de un IK. Como señor de la guerra, no dude en dirigir todos mis ataques contra él, pues estaba visto que en el turno siguiente él me iba a eliminar al mío.

Finalmente quedamos 23 - 9 y el placer de haber conocido a Colin (puesto 12 de la clasificación), con quien podré jugar en más ocasiones cuando visite la roca. 

Este es el último artículo de mi experiencia en el GT de Gibraltar. Espero haber trasladado el ambiente que allí se vivió y recomendar encarecidamente que participéis en los eventos organizados por SN Battle Reports porque son de una calidad extraordinaria.


Mi agradecimiento personal a todas las personas y compañeros con los que he vivido esta experiencia. No me cansaré de repetirlo, lo mejor que me llevo de este fin de semana es haber entablado amistad con personas tan especiales.


Ahora toca descansar... o ¡no! ¡Nos vemos en el GT de Málaga!

6 comentarios:

  1. Gran cobertura al evento, el ejército Custodes una maravilla, pena lo del Galatus, con lo bonito que es ��

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Alvaro, por todos los reportes de batalla! ;)
    Y doble agradecimiento por mostrar como una lista pura de IKs puede dar "guerra" en el meta actual...
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  3. Que bueno!! No hay mas fotos de estos custodes? Parecen preciosos!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Alvaro por esa cobertura. Un saludo y enhorabuena por el torneo que te marcaste

    ResponderEliminar
  5. Gran cobertura y entradas, gracias x la explicación

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...