miércoles, 26 de febrero de 2014

Caballeros Imperiales en Apocalipsis



Gracias por leer mi anterior artículo.

No se trata éste de un análisis práctico, por cuanto no han salido aun las miniaturas, y por tanto no las he visto aun en batalla, pero las miniaturas de los Caballeros imperiales nos han hecho destilar agüilla por el colmillo a más de un jugador de Apocalipsis. Partimos de una primera base: la mini es chulísima, de esas que cuando la has mirado, y remirado aun con más vicio, se te escapa un "voto al maligno GW, dadme más de estas cosas..." 

Tampoco entro en sus reglas, porque eso ya lo hemos podido ver en el artículo anterior de este blog, pero sí que quiero hacer unos pequeños comentarios sobre hasta qué punto este trasto puede ser práctico en Apocalipsis.

Obviamente, su coste en puntos no es una broma de cara a una batalla convencional, pero dos o tres unidades de éstas pueden rentar, ya que los 375 puntos de cada uno de ellos es más fácil de digerir en un ejército apocalíptico de 5.000 puntos o más. La pregunta que me hago es si dos de éstos pueden compararse en eficacia a un warhound. Cuestan lo mismo pero no son lo mismo (el warhound tiene 3 PA más, puede llevar armas D de largo alcance, y sus escudos de vacío le protegen de otro modo). En este sentido no sé qué pensar, porque una vez que el enemigo ha fundido los escudos de vacío de un warhound -y eso es bastante fácil- éste queda completamente expuesto, mientras que el Caballero tiene una gloriosa y permanente tirada inmodificable de 4+, sí o sí, salvo que le endiñen con un arma D. Cierto es que solo salva por un lado, pero en un tablero de Apocalipsis podría resolverse buscando los flancos, de tal modo que los propios límites del terreno -o edificios- protejan uno de tus laterales. Con todo y con eso, siempre quedará expuesto a las malévolas cápsulas, exterminadores en despliegue rápido, aviación que irrumpe desde la quinta puñeta, y ese otro hatajo de desarrapados que me hace una marcha por el flanco, que al final resulta ser mi trasero, por poner unos pocos ejemplos. Opciones para cargárselos hay muchas y eficaces, cierto, pero tampoco seamos ridículos: he visto palmar a un titán Reaver en un solo turno ante una salva de rifles de fusión llegados en cápsulas de desembarco ¿cómo evitar entonces que un Caballero sobreviva más de un turno?. La respuesta es fácil: si no quieres que te lo maten, no lo saques al campo de batalla, y así, cuando ésta acabe, podrás dar bonitas explicaciones a tu General de porqué incluiste esa unidad entre tus filas para luego no sacarle el más mínimo partido (el Mundo Penal de Ichar IV te espera, chaval).


Sin embargo estoy convencido de que los veremos en los campos de Apocalipsis por varias razones. Como ya he dicho antes, primeramente porque son una chulada, y no tardaremos en autoconvencernos de que merecen la pena. La segunda razón es porque antes o después -seguro que sí- sacarán formaciones de batalla para ellos, mejorando su efectividad de alguna manera (que se la merecen, oye), lo que permitirá que podamos sacar a tres de estos tipos con una Marcha por el Flanco, y aparecer por detrás de una presa mayor. Y ahora la pregunta complicada: Si le salgo por detrás a un Warhound, le enchufo con el cañón termal, y luego le asalto y le meto de leches con mi arma D en cuerpo a cuerpo (¡4 ataques, colega!)... ¿cabe la posibilidad de que reviente el Warhound?. La respuesta es "sí". Y en tal caso tenemos que, efectivamente, podemos optimizar y mucho su coste, aunque eso va a depender, como de costumbre, de nuestra habilidad como jugadores. 

A pesar de todo lo anterior, hay un par de cosillas que me dejan algo frío... ¿de quién ha sido la fantástica idea de equiparlos con ametralladoras pesadas? ¿quién ha fumado qué? ¿de verdad que no había otras opciones algo más congruentes, no sé, quizá un bolter pesado, o un autocañón?. Las ametralladoras pueden matar diablillas de Slaanesh a tutiplén, siempre que se desternillen con un ataque de risa del que no sepan salir. Los desangradores de Khorne son inmunes a sus efectos, ya que su sentido del humor es bastante más perro. 


La segunda cosa que me inquieta es que de por sí puedan constituir un ejército...  A ver que veamos: si nos retrotraemos al tiempo y contexto en el que estos de Games Workshop se inspiran, debemos tomar como ejemplo la estructura y composición de una Legión titánica a escala Epic. Me sonrío, porque en su día yo estuve al frente de una: Un Imperator, 4 warlord, 3 Reaver, 6 warhounds y una docena de Caballeros, si no me falla la memoria. Claro, que esta gente no va a la batalla como Caperucita Roja paseando por el bosque y, tal y como permitían entonces las reglas, iban precedidos por un par de baneblades, una docena de tanques Leman Russ, otra de Chimeras con peña dentro, y escolta aérea en forma de 2 bombarderos Marauder y media docena de cazas thunderbolt. Sí, esta era mi legión titánica (¡y temible!), en la que los Caballeros eran uno de tantos, pero bien dentro de contexto. Por otra parte, la magnífica obra "Mechanicum" de Graham McNeill, ya nos describe cómo por delante de los titanes suele haber tropa de todo tipo, limpiando los alrededores de emboscados, e incluso apuntando sus lanzamisiles y cañones láser hacia otros titanes que se acerquen amenazadores.

Llevar eso a escala 40K es harto difícil y desaconsejable, pero quizá podría inspirar un códex como mandan los cánones, en la que los Caballeros dispongan de algunas más opciones, y todos pertenecientes a alguna de las Casas de Caballeros originarias de Marte ¿alguien se anima?. Por lo demás, plantar uno de estos trastos en medio de cualquier ejército (Tau, Necrones,  incluso tiránidos, segun las reglas, ¡menuda tragadera!) me parece una solemne memez. Y si a escala oficial no hay más remedio que tragar, a escala de amigos y grupo de jugadores creo que habrá que poner algunos puntos sobre las íes. Es una pena que una miniatura tan bien diseñada aparezca en el mercado tan descaradamente para conseguir ventas (sin otro objetivo que el económico) y no tanto para construir ejércitos congruentes que impulsen la afición ¿qué debería hacer el aficionado ante estas cosas?.


Así pues, como ya anunciaba al principio, este artículo solo pretende ayudar a sacarle partido a estas unidades, bien integradas en un ejército. Desde luego que resultan muy vulnerables ante las muchas opciones que ofrece Apocalipsis, donde la vida media de un marine es de 1'5 turnos y la de un Guardia Imperial de 0'5, pero bien jugados pueden ofrecer un agradable quebradero de cabeza al oponente. Yo me haré con tres de ellos, desde luego, para mi naciente ejército del Mechanicum, y de hecho sus perfiles ya ha sido incluidos en el Codex "Fanmade" del Mechanicum, en el que participo con otros amigos.

Otro detalle a tener en cuenta: es interesantísimo jugar con los Caballeros en medio de las filas enemigas. No solo porque podemos sorprender algunos de sus bichos pesados y fundirlos a cañonazos, sino porque un caballero es una máquina de arrear tortas a diestra y siniestra ¿que va a morir al turno siguiente en el que salga?. Pues mejor. Veréis, cuando una máquina de guerra revienta, se ha de colocar la plantilla de área de efecto tamaño pizza familiar. El área central siempre es de fuerza D, mientras que a medida que nos alejamos del centro, la cosa decae. De hecho, cuando un Baneblade revienta, al centrar la plantilla sobre el tanque nos daremos cuenta de que, debido al gran tamaño del tanque, no alcanzaremos a nadie con el área de fuerza D, y muy malamente alcanzaremos alguna miniatura enemiga con el área siguiente (mayormente de F8 o F10), y tendremos que conformarnos con el rebufo de la plantilla (me hace gracia que el nombre acabe en "-illa" cuando debería acabar en "-azo") que suele ser de F4 o F5. Pero como la base del Caballero es bastante menor que la de un baneblade, y encima está diseñado para irse por ahí de guantazos, lo normal es que si revienta en lucha contra un Hieródulo tiránido o un Pizoteador orko, les afecte con el área D, o cuando menos con el de F8-F10, lo que supondrá un bonito añadido a su eficacia destructiva.


No sé, no sé... pero algo me dice que estos Caballeros tienen todo por decir, y nosotros mucho por reir gracias a ellos.

Khoubal Narkas

"Ah, sí, los Caballeros... Dadme media docena de esos, porque incluso su destrucción a la vista de mis tropas es capaz de galvanizarlas y darles el coraje que mis oficiales no saben inculcar. Benditos sean...” [Palabras del Magos Reductor Calleb Decima en la batalla por el Mundo Forja de Ryza].

6 comentarios:

  1. Pues yo creo q es un añadido perfecto para partidas normales de 40k donde las nuevas unidades como el cataclismo y el caballero espectral y ahora el caballero imperial dan un contraste en tamaños sobre el tablero que hacen tu vista gozar del campo de batalla que tienes delante, y para 375 puntos q vale no descompensa para nada una partida normal ya que son muy blanditos mas aun que te podria infundir negativamente a la potencia de tu ejercito, asi que no quedarse estancado en el pasado y aceptad estas novedad como algo enriquecedor para nuestro hobby :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo veo como tú. Pero ya sabes, hay opiniones para todos los gustos.

      Eliminar
  2. Ese codex mechanicus se puede descargar de alguna parte?

    ResponderEliminar
  3. Jajajajjaja... que bueno... aun no ha salido...

    ResponderEliminar
  4. Nop, pero está a puntito a puntito...

    ResponderEliminar
  5. Esta claro que para gustos están los colores, e igual cambio de opinión si la veo en vivo, pero me parece un champiñon con metralletas....

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...